JUE. 5 DIC. 2019

Cómo Spotify Hizo Crecer Su Plataforma

Diez años atrás, fui uno de los early adopters de Spotify. Su concepto fue valiente y revolucionario, y era posible tener cuenta de este lado del Océano Atlántico a pesar de ser restringido solo a algunos países de Europa—a través de hacks, claro está.
Hoy escucho música principalmente en YouTube Music (honestamente, sigo extrañando Grooveshark), pero he visto el crecimiento de la plataforma Spotify y es un excelente caso de estudio para entender cómo, por qué y hacia dónde ampliar su cartera de servicios sin perder la visión central.

Spotify, es, desde su concepción, un servicio de streaming de música. Hoy sigue siendo su producto principal, pero ha logrado ampliar su espectro a la categoría audio. Veamos cómo.

El primer paso de Spotify como plataforma es casi forzado y obvio—al tener varios millones de usuarios, ya no es un servicio aislado, es una comunidad esperando tener herramientas de comunidad. Spotify es una red social, en la cual los usuarios pueden seguir a otros usuarios y artistas, así como compartir canciones, álbumes y listas de reproducción. No permite comunicación entre usuarios porque no es parte de su negocio, pero estas herramientas son más que suficientes para incluso tener influencer de Spotify.

Spotify no solo alberga música, hoy es uno de los principales medios de consumo de podcasts, y con esto dominan prácticamente todo el espectro de audio. Si bien hay audiolibros, no se le puede decir que es un competidor de servicios como Audible, probablemente por el modelo de negocio (una suscripción de Audible solo nos permite acceder a un par de libros cada mes, lo que Spotify no podría limitar).

El movimiento interesante de Spotify fue en 2017 con la introducción de Spotify Codes, que permiten conectar el mundo real con el digital, con solo abrir la app y escannear para ir directo a un usuario, artista, canción o playlist. Estos códigos han sido utilizados como audioguías para museos en los que en lugar de rentar o pedir prestado un equipo de audio, simplemente abro mi app y leo el código, e inmediatamente tengo la audioguía de lo que estoy viendo.

Spotify, por último, es una plataforma de marketing. Ciertamente la idea existió desde el principio, pero no era más la distribución masiva de un mismo mensaje. Actualmente tiene una impresionante maquinaria de big data, con la que podemos llegar con un mensaje personalizado por país, demografía, género, e incluso ideología—así de poderosa es la música.
Con todos estos datos no solo nos segmenta mejor; también les permite ser el cool hunter más inteligente y preciso del planeta, identificando tendencias, artistas y canciones que serán el hit, mucho antes de ser conocidos por el resto del mundo. Muy probablemente estos datos puedan ser comprados.
E incluso, la misma empresa tiene el poder de promover estos artistas.

Spotify ha transicionado de una forma muy creativa a un negocio mucho más amplio que la música, sin perder el foco. Nada mal para un simple servicio de streaming.

Cómo Spotify Hizo Crecer Su Plataforma fue escrito por @rafael_soto_ el día jueves 5 de diciembre de 2019 a las 8:21 p. m.

Este post fue etiquetado: marketing artículos web opinión música

Comentarios

Agrega tu comentario

Nota: Comentarios deshabilitados temporalmente, disculpen las molestias.