DOM 22 ABR 2018

No Compres, Adopta

Cuando muere una mascota, nuestra reacción visceral es evitar pasar otro trago amargo de tales dimensiones. Se suele dar más importancia al momento que a décadas de felicidad que nos dieron.
Esta es una reacción por instinto; el cerebro triúnico hablándonos, convenciéndonos de por qué para nuestra supervivencia es mejor minimizar las posibilidades de otra tragedia, y de otro dolor.

Hace un año, un día después de despedir a Farwar, fuimos a un evento de adopción. Ahí conocimos a Bonaparte, un perrito de aproximadamente año y medio, que llevaba tres meses en el albergue y con una mirada que contaba una historia muy triste, de la cual solo él conoce los horrorosos detalles. Con todo y miedo, él se acercó a nosotros, un hogar triste, roto y desmoralizado, nos eligió y desde aquel día todos hemos tenido una segunda oportunidad.

Ese día llenamos formularios, firmamos un par de papeles y esperamos una respuesta positiva. Si todo salía bien, incluso el día siguiente nos podrían llevar al perro.

No voy a mentir. Las primeras semanas fueron difíciles. Se nos olvida lo acostumbrados que estamos a la rutina, a saber lo que va a suceder mañana, y esperamos que cada experiencia nueva sea gozada como las anteriores, cuando en realidad la riqueza de la misma yace en la variedad.

A Bonaparte le dimos un nombre nuevo —Apocalipsis, pero le decimos Pocky de cariño—, agua, comida, una casa, y un poco de amor. Él nos dio una segunda oportunidad, y todo el cariño, lealtad y entrega que solo un perro puede dar. Hoy jugamos a la pelota, dos veces al día; dormimos siestas juntos; ya no batallamos con sus necesidades fisiológicas y lo más importante, nos alegra la tarde cuando nos agobiamos y frustramos con la rutina laboral. No hay nada que su mirada y su actitud no pueda mejorar.

Este es un llamado a recordar los buenos momentos y dejar descansar a los muertos, mientras celebramos la vida de los que sí están con nosotros; a dejar de escuchar el cerebro reptiliano y a saber que los años de amor no se pueden opacar por el dolor temporal que sentimos.

Pero este es también un llamado a poner nuestro granito de arena en un problema que nosotros creamos—los perros callejeros. Ciertamente tendríamos que adoptar en decenas para acabar con este problema, pero de uno en uno podemos hacer una diferencia.
Pocas cosas más tristes que pensar en que estamos pagando más de $4 o $5 mil pesos ($200-$250 USD) por convertir a una perrita en una fábrica de dinero, mientras hay miles de perritos esperando una segunda oportunidad.

Por favor adopten, y apoyemos las iniciativas de cuidados de perritos. Pocky se los agradece.

No Compres, Adopta fue escrito por fael el día Domingo 22 de Abril de 2018 a las 6:10 pm.

Este post fue etiquetado: animales, historias, personal, feliz.

Comentarios

Hay 2 comentarios, se están mostrando el #1 y el #2.
#1 Canofeles (24/04/2018 @ 11:19am)

En mi experiencia personal ha habido una serie de perros de razas variadas que han llenado mi corazon por algunos años, nunca he comprado un perro principalmente por que muchos de ellos me los han regalado y he adoptado un par. A estas alturas no me veo comprando un perro a ningun precio, especialmente por que me parece muy triste que haya quien haga dinero de vender perritos que en ocasiones llegan a hogares donde no los cuidan ni los quieren mas que como adornos.
Los perros que he adoptado de los llamados “de la calle” han sido animales muy felices ademas de que al ser de razas mixtas son mas saludables.
Nadie esta esperando despedirse de una mascota y es con ello que aprendemos/recordamos la realidad de nuestra existencia.

#2 nike magista obra ii ag tutti bianca scarpe on ven (07/07/2018 @ 02:55am)

<a href=”(www.clmaidaho.com) elastico superfly price euro</a> ,<a href=”(www.clmaidaho.com) flex 2016 rn pink blast</a>
nike magista obra ii ag tutti bianca scarpe on vendita (www.clauevents.com)

Agrega tu comentario

Quieres tu avatar? Ingresa con tu cuenta de twitter para comentar.