MAR 19 SEPT 2017

32 Años Después

Hoy debe ser sin duda uno de los días más extraños que he vivido. Apenas dos horas después del simulacro que conmemora al devastador sismo de 1985, nuestra CDMX es víctima de la naturaleza, una vez más.

Sin previo aviso, la tierra empezó a moverse violentamente, algo que en mis cinco años en esta ciudad, nunca me había sucedido. La alarma normalmente nos da unos segundos de ventaja, pero este 19 de septiembre no fue así. Una vez que pasó el temblor y el susto, volví por mi teléfono para reportarme.

Lo que he visto en las siguientes horas es verdaderamente abrumador. A nosotros nos fue bien, pero hay miles de personas que aún no encuentran a sus seres queridos, que no han podido comunicarse con ellos, que están atrapados en una escuela derrumbada, o aún ni siquiera han sido localizados. Mucha gente tendrá en esta noche, una de las más difíciles y desconsoladoras de toda su vida, una que difícilmente olvidarán.

Y yo estoy aquí, en la comodidad de mi hogar, frente a una computadora escribiendo estas líneas, cuando siento el ímpetu de ir a ayudar. Pero parece que mi esfuerzo entorpecería más de lo que ayudaría.
Tendrá que ser mañana a primera hora en la que analizaré el curso de acción, a través de una aportación en especie, o una donación a las brigadas de ayuda.

Esta noche será una de las más largas de la Ciudad de México en muchos años, pidamos por aquellos que la están pasando peor que nosotros y ayudemos en lo que podamos, de una forma responsable.

fael escribiendo @ 6:37 pm. Este post tiene 2 comentarios.
Enlaza este post por el permalink o el microlink.
MAR 29 AGO 2017

WhatsApp para Marketing

Con más de 1,300 millones de usuarios, WhatsApp es hoy el segundo medio de comunicación más popular del planeta solamente detrás de Facebook, empresa a la que pertenece desde 2014.
Un par de años después de sus inicios en 2009 —en el que la aplicación mostraba tu mensaje de estado actual a tu lista de contactos—, se empezó a cobrar un dólar por un año de servicio. Luego llegó la compra por parte de Facebook, y se convirtió en una plataforma gratuita.
 
La gran interrogante aquí es: de qué vive WhatsApp? La respuesta puede ser tan complicada como inquietante. Es posible que WhatsApp venda nuestra información; si bien tal vez no el contenido de los chats (probablemente), sí nuestra información de ubicación, movimientos, horarios y contactos. Mucho es posible inferir del lugar y el tiempo que permanecemos ahí.
No hay certeza de que esto suceda, pero viniendo de Facebook, no suena tan descabellado.

Durante años he especulado del futuro de la plataforma, y de sus potenciales usos para mercadotecnia: canal de servicio al cliente, promociones instantáneas, trivias interactivas, un canal de ventas e incluso de notificaciones («la pizza ha llegado a tu domicilio!»).
Este sería un gran negocio para WhatsApp, pues las empresas estarían dispuestas a pagar para tener un contacto más directo, personal y conveniente con sus consumidores. Mucho más lucrativo que cobrar un dólar al año, y que no afecte a la adquisición de usuarios.

Hoy la empresa anuncia verificación de cuentas empresariales, un programa piloto cerrado para ciertas clientes importantes que definitivamente se enfocarán a diversas estrategias de marketing. Lo interesante es qué tipo de herramientas podrán proveer a estos clientes; la posibilidad de crear bots para responder automáticamente, números cortos o herramientas de búsqueda para encontrar más fácil una marca, e incluso un dashboard en el cual todos los agentes de servicio puedan responder a diferentes mensajes al mismo tiempo.

Mientras esta plataforma llega al resto del mundo, en la agencia estamos ofreciendo soluciones tecnológicas enfocadas a mecánicas con WhatsApp, utilizando las herramientas que nos ofrece la plataforma. Si tienen una idea creativa, podemos platicar.

fael escribiendo @ 8:11 pm. Este post aún no tiene comentarios.
Enlaza este post por el permalink o el microlink.
MIE 23 AGO 2017

The Boxtrolls

La primera vez que escuché de Boxtrolls, ciertamente dudé de su calidad. No parecía tener una premisa interesante, casta, o una idea muy revolucionaria, como en el caso de Kubo. Así que la dejé pasar en ese entonces.
Pero la revancha llegó y tal vez esté para ser una de esas gratas sorpresas cinematográficas.

Si bien Boxtrolls comienza un poco lenta y con una idea un poco abstracta, pronto toma rumbo y logra encantarnos con un bizarro mundo que tiene problemas muy similares a los que enfrentamos frecuentemente en nuestras vidas. La historia es original, interesante, y totalmente cargada de emociones.

Boxtrolls me ha sorprendido gratamente. Esta es una gran historia que proviene de un pequeño estudio, y que ha puesto un enorme esfuerzo en crear algo verdaderamente mágico—que se puede ver antes de los créditos.

fael escribiendo @ 9:18 pm. Este post aún no tiene comentarios.
Enlaza este post por el permalink o el microlink.
DOM 6 AGO 2017

Your Name

Es difícil no emocionarse al leer tantos comentarios positivos acerca de Your Name. Aunado a esto, el hecho de que fuera de Japón prácticamente lleva un año de estrenada, mientras que en EUA se estrenó apenas hace tres meses, y el viernes en México. Prácticamente tenía un estatus de legendario.
Seré honesto: llegué a la sala con reservas. En gran parte por mi salud mental.

Decir que Your Name es una obra maestra no le hace justicia. Es una increíble y fantástica experiencia, de inicio a final; un viaje que no termina con su final, sino que vive con nosotros, y que invita —incluso a los que solo vemos las películas solo una vez— a revivirla y tratar de dar más sentido y encontrar un significado mayor.

Kimi no Na wa busca contar una historia, lo logra con creces y permanentemente tiene una carta guardada en la manga, con el único objetivo de sorprender a la audiencia. Y como una buena historia japonesa, no teme por romper arquetipos argumentales.
Por películas como estas podemos esperar semanas, meses y años. Posiblemente de las mejores tres películas que veremos este año.

fael escribiendo @ 3:50 pm. Este post aún no tiene comentarios.
Enlaza este post por el permalink o el microlink.
MAR 1 AGO 2017

Taste Recomienda Películas con Base a Tus Gustos

Cuando espío veo accidentalmente los teléfonos de mis amigos, observo que tienen muchas más apps que yo. Posiblemente soy la excepción, pero prefiero las webapps por su comodidad, compatibilidad y privacidad —cuántas apps no piden permisos para ver todos nuestros contactos, información de llamadas y mensajes?—. Trabajar por más de quince años tal vez ayuda también al punto.

Ayer que encontré Taste me fascinó desde un principio; un motor de recomendaciones de películas que aprende de tus gustos como la idea central, un proceso de onboarding muy sutil y persuasivo, y que entiende y aprovecha la plataforma web sin sentirse menos por no ser una app nativa, algo que difícilmente vemos.

Si bien la ejecución es muy buena, no es lo mejor: el producto funciona bastante bien. Con tan solo dedicarle unos minutos calificando películas, las recomendaciones son muy buenas. Lo único que quiero saber es si funcionará tan bien con nuevos lanzamientos como lo ha hecho con películas clásicas.

Taste parece no tener un modelo de negocio, pero con gusto pagaria un par de dólares al año por un servicio tan bien realizado. Si deciden probarlo, agréguenme, ya estaré usándolo frecuentemente.

P.S. Cómo facturar en Cinépolis Es increíble que si no compras el ticket físicamente, es imposible facturar.

fael escribiendo @ 6:29 pm. Este post tiene un comentario.
Enlaza este post por el permalink o el microlink.
DOM 16 JUL 2017

Whiplash

Un poco tarde, pero dentro de una lista de pendientes, Whiplash destacaba como una de las películas que tenía que disfrutar; la crítica, los comentarios y los reconocimientos avalaban su calidad.

Absolutamente una obra de arte. Whiplash nos lleva de una emoción a otra de forma permanente a lo largo de la película a través del desarrollo de los protagonistas, la empatía que logra incluso si no conocemos del mundo del jazz, obviamente elección musical, pero sobre todo por las actuaciones—el señor Simmons es un monstruo.

Whiplash nos deja un sabor agridulce, y largas horas de conversación—pero no sobre la película; sino por lo complejo de su narrativa, su enfoque, y sus métodos.

fael escribiendo @ 12:19 pm. Este post aún no tiene comentarios.
Enlaza este post por el permalink o el microlink.
MAR 27 JUN 2017

Virgilio Martínez: Desilusión Marca Netflix

No sabía que existía un foodie dentro de mi. Supongo que me gusta la comida, tal vez un poco más que al promedio; suelo buscar lugares nuevos y pedir recomendaciones. Tengo mis lugares favoritos y valoro la relación precio-calidad, pero de eso a llegar a ser un sibarita —qué horrible palabra—, habría sido uno de los giros más inesperados.

En mi niñez, mis papás sufrían para hacerme comer vegetales, para probar nuevos sabores y puedo inferir, rezaban al cielo de que su pequeño retoño no atentara contra las buenas costumbres de un huésped cuando comía fuera de mi casa.

Caí en cuenta que me gustaba la comida cuando gasté más de mil pesos en una cena hace algunos años. Confirmé mis sospechas cuando dije que sí volvería.

El año pasado, un buen amigo, nos contaba que sería buena idea ir a Perú ya que —supuestamente— Machu Picchu cerraría. En enero de este año compramos boletos y comenzamos a planear las vacaciones. Además, uno de los mejores 5 restaurantes del mundo está en Lima.

Estaría evadiendo la verdad si les dijera que la principal motivación para ir a Perú sería solo conocer una de las siete maravillas modernas—es importante, sí—, pero la emoción era compartida por la cocina de alto nivel, de Virgilio Martínez. Si la experiencia del mejor restaurante en México fue sublime, cómo sería la del mejor de Latinoamérica?

El grupo se preparó: vimos Chef’s Table, nos dejamos encantar por la filosofía de Virgilio y su menú de diferentes altitudes. Investigamos, confiamos, nos saboreamos la comida antes de estar medianamente cerca y, por supuesto, hicimos un importante esfuerzo para tener un guardadito nada despreciable. Hay gente que gana eso en un mes—y nosotros lo íbamos a gastar en el transcurso de un par de horas. Pero lo vale, cierto? Netflix no puede mentir, la lista de los 50 mejores del mundo tampoco.

Lo que sucedió esa noche del 9 de junio del 2017 tiene una sola forma de ser descrito: una bofetada. Tras decidir si desébamos el menú degustación de 11, o el de 17 tiempos —al cual terminamos eligiendo este último; si venimos tan lejos, que valga la pena, no?—, y tras una considerable espera, los primeros platos comenzaron a llegar, así como sus explicaciones, aunque un poco escuetas y que encontramos un parecido a cómo se hace un plumbus, ya que muchas palabras no tenían sentido para nosotros.

Tengo que reconocer que comenzó bien; los primeros 4 o 5 platillos fueron exquisitos en su mayoría; las explicaciones y las palabras raras, independientemente de su calidad, no harían que el plato supiera mejor, o peor. Y luego, una racha mala: dos o tres platillos consecutivos francamente decepcionantes.
Para el platillo #11 los comensales estábamos hartos; ya no queríamos más—ya no podíamos más. Los tiempos de los platillos, lo intrascendentes y lo mal cuidada que fue la experiencia terminaron por derrocarnos a las dos terceras partes del camino. Si hubiera habido una opción de cerrar la cuenta ahí e irse, no vería a nadie rechazándola.

No escribo estas palabras como crítico de comida, soy solo un tipo al cual le gusta comer y destruir su café echándole crema y azúcar. Escribo como mercadólogo, y diseñador de experiencias, y creo que es en la satisfacción del todo donde se quedan cortos.
Ofrecen dos opciones: un menú de 11, y uno de 17 tiempos, pero no se aseguran de que el más caro sea al menos proporcionalmente mejor que el otro; al contrario, logran hacer un suplicio algo que debería ser disfrutado, y, potencialmente, una historia maravillosa para contar. Y eso es lo que debe vender cualquier restaurante—el sabor de boca que se va a quedar durante muchos años.
Las explicaciones quedan en segundo término; a la experiencia le faltó mantener el interés, física y emocionalmente. Para el tiempo que se tarda entre platillo y platillo, nos mataron el apetito —y hay muchas formas de evitarlo—, y también el nervio, la emoción y la excitación de disfrutar la alta cocina.

No les puedo decir que vayan, o que no vayan a Central. Nuestro mismo grupo tuvo diferentes experiencias. Lo que sí les puedo comentar es que hay mejor producto nacional, y con una experiencia muy superior. Eso, y que Netflix es un excelente vendedor.

P.S. The World’s 50 Best Restaurants List Is Also a Bad Bucket List Falta de diversidad y no olvidemos que es un negocio.
P.P.S. CFDI 3.3: Lo Que Necesitas Saber Nuevos y emocionantes cambios a la factura electrónica.

fael escribiendo @ 11:32 pm. Este post tiene un comentario.
Enlaza este post por el permalink o el microlink.
DOM 25 JUN 2017

Migajas

Hace ya algunos años, una persona se acercó a osom para involucrarnos en un proyecto muy ambicioso. Para una agencia de marketing en crecimiento, vimos una oportunidad de oro para conseguir estabilidad en conjunto con un grupo bien conectado buscando inversión.
Nuestra tarea sería de entrada crear una plataforma web para crear contenidos y la cual sería el punto de partida para los siguientes planes: la app llegaría pronto, luego una película, música, una serie animada e incluso una obra de teatro estaba considerada. El proyecto era retador y emocionante; había poca competencia y un gran potencial de crecimiento.
 
Lo que sucedió en los meses siguientes, solo los puedo describir como los peores de mi vida. Estas personas no nos consideraban como partners —ni nos pagaban como proveedores—; no les gustaba nada de lo que hacíamos, proponíamos o comentábamos. Las decisiones más mínimas las tomaban ellos mismos, sin conocer la viabilidad, ni los recursos necesarios. Cuando comentábamos lo difícil o lento que sería, y la idea de darle prioridad a otras áreas que entregan más valor, nos mostraban cómo otros sí lo podían hacer. Nos reprochaban la mala funcionalidad de lo que decidían y cómo no podíamos meter de nuestra inventiva, sino solo siguiendo órdenes.

En la vida nos encontraremos con estas personas, que solo nos necesitan para conseguir un propósito en su vida, y nos ven como el único obstáculo entre el punto A y el punto B. Piensan que su tiempo es más precioso que el nuestro, su esfuerzo más importante que el propio, y suelen exigir calidad, pero entregan muy poco.

Desde que optamos por no participar más en este proyecto, he pensado en optar por no dejar entrar a mi vida a gente que entrega puras migajas; de su respeto, de su atención, de su cariño, de su tiempo, paciencia, empatía, calidad, amor, hospitalidad, compasión y humanidad.

La vida es muy corta para perder el tiempo con personas que entregan pedacería de lo que les sobra. Podrán ser famosos, influyentes, poderosos y ricos. Pero es mejor conectar con alguien que nos respete y podamos respetar.

(Debemos de notar que hay cosas que no son valiosas por su cantidad; sino por su calidad—pueden ser 15 minutos, una semana, o seis meses; lo importante es que cuenten.)

fael escribiendo @ 9:49 pm. Este post tiene un comentario.
Enlaza este post por el permalink o el microlink.
JUE 1 JUN 2017

Qué es BTL Marketing?

Cuando hablamos de comunicación en mercadotecnia, podemos separar los canales en dos grandes rubros: los que son medios masivos, y los que no lo son. A esta división se le conoce como «the line». Above the line es representado por la TV, el radio, la prensa y los espectaculares; below the line es básicamente todo lo demás.

Desde su invención, la televisión se convirtió en el rey de los medios de comunicación del siglo pasado: un medio audiovisual, que no requería saber leer para consumir sus contenidos y con costos de producción relativamente altos, lo que ponía una alta barrera de entrada; no cualquier empresa podría haber hecho una novela o serie.
Estas características les otorgó a las televisoras audiencias masivas gracias a los monopolios u oligopolios —a través de baja oferta en canales abiertos—, vendiendo los espacios publicitarios a muy buen precio y con un gran retorno de inversión para los anunciantes, que a su vez, comprarían más publicidad, logrando un círculo virtuoso para ambos.

Cualquier marca que se anunciara a través de un medio masivo tenía una ventaja mayor. El ATL, y su hijo pródigo, la TV, no solo eran los mejores canales—también eran los únicos.

Luego, con la llegada del nuevo siglo dos cosas pasaron: la televisión empezó a tener mayor oferta —fraccionando las audiencias—, y la llegada de Internet empezó a modificar los hábitos de los consumidores. Poco a poco fueron reconociendo, y acostumbrándose a consumir contenidos a la hora que ellos quisieran. Ya no tenían que esperar al noticiero de la noche para saber qué sucede en las noticias: en Internet estaba todo, al instante.

Y aquí es donde nos encontramos: después de un dominio prácticamente total por parte de medios ATL, su contraparte, BTL, por fin puede entrar a competir.

BTL se refiere a los medios que no son masivos: a los que son más personales, en los cuales se puede tocar prácticamente de uno a uno a los prospectos y clientes. Entre estos medios se encuentran: telemarketing; venta directa; eventos y congresos; degustaciones, samplings y give aways; ruedas de prensa, lanzamiento de productos y alfombras rojas; y ambient marketing, también conocido como guerrilla marketing, entre otros.

Internet hace más complicada la separación entre ATL y BTL; pues es un medio masivo, pero también es personal, y abre la puerta a servicios de streaming como Netflix que toma lo mejor de la TV y de la web, para crear un servicio que confunde más esta terminología.

Cuándo es mejor usar BTL? Cuándo enfocarse a ATL?

Una campaña de ATL tiene más posibilidades de ser exitosa si:

  • El mercado meta es masivo
  • El producto es un commodity
  • La categoría del producto está bien posicionada
  • El presupuesto es alto
  • No hay presión por vincular inversión con ventas
  • El objetivo es branding

Por el otro lado, una campaña BTL es mejor si:

  • El presupuesto es bajo
  • Se requiere vincular con mayor certeza los resultados en ventas
  • El producto es innovador, o está enfocado a un nicho

En resumen, el BTL marketing es una herramienta de bajo costo que puede lograr números muy buenos, si se conjuga con una buena estrategia y una idea creativa.

fael escribiendo @ 6:22 pm. Este post tiene un comentario.
Enlaza este post por el permalink o el microlink.
VIE 19 MAY 2017

Hollow Knight

Proveniente de una oscuridad mediática prácticamente total, hace unas semanas me encontré con Hollow Knight y procedi a comprarlo. Tras cuarenta horas de entretenimiento y al haberlo terminado con un 80%, me encuentro escribiendo estas líneas.

Lo primero que descubrimos de Hollow Knight es que es estética y ambientalmente hermoso: su arte prácticamente monocromático evoca el estilo de Tim Burton, la temática de insectos, el desolado paisaje y la música nos dan la bienvenida a un mundo tan desolado como misterioso.
Hollow Knight es en esencia un metroidvania, uno de esos géneros que sigue vigente no gracias a las franquicias que le dieron vida—sino mayoritariamente a juegos independientes como este. Pero también toma y construye sobre otras ideas para lograr una mezcla muy interesante.

Entre las mecánicas encontraremos elementos muy normales para el género: un mapa enorme, con áreas que no podremos acceder hasta que tengamos una nueva habilidad y un sistema de amuletos que nos ayudan a personalizar el tipo de juego que deseamos; agresivo o defensivo, y una gradiente entre ambos.
Uno de mis sistemas favoritos —que parece haber sido tomado de Dark Souls— es el relacionado con nuestra barra de energía y el balance entre riesgo y recompensa al morir. Temprano en el juego, aprendemos que conforme ataquemos enemigos, tendremos más alma, misma que podremos utilizar para recuperar puntos de salud. Al morir, sucederán varias cosas: primero, el contenedor de alma estará roto y podremos llenarla menos; segundo, perderemos todo nuestro dinero y para recuperarlo debemos volver al lugar donde morimos y vencer a la sombra que queda tras nuestra muerte; y por último, si morimos otra vez antes de recuperar el dinero, este se perderá permanentemente.

El mundo de Hollow Knight es enorme—tanto que quizá sea mi mayor punto de descontento, ya que no es raro morir con los jefes y ser devuelto al último punto donde guardamos nuestro progreso. Tendremos que movernos en ocasiones varias pantallas para intentar de nuevo. Además, a pesar de que hay fast travel, los puntos no son suficientes, por lo que a veces hay que pasar en repetidas ocasiones por las mismas zonas.
Hablando del mundo, el sistema de mapas es muy interesante, ya que debemos de comprarlos. Pero para esto, debemos encontrar a Cornifier, el cartógrafo, en cada zona. El mapa que nos vende, sin embargo, está lejos de estar completo, por lo que nuestra tarea es seguir explorando. Y finalmente, el juego no nos dice dónde estamos—debemos comprar y equipar un amuleto para conocer nuestra ubicación.

Hollow Knight es encantador, misterioso, profundo, valiente y desconcertante. Sus mecánicas son explicadas a un nivel básico—el resto tenemos que descubrirlo nosotros mismos, además de ser increíblemente flexibles y abiertas; yo tardé 40 horas en acabar el juego, el speedrun está superando por muy poco los 40 minutos. Su historia está abierta a interpretaciones y hay mucho por descubrir—aunque a veces solo da una oportunidad.

Para mi, probablemente es la mejor experiencia lúdica del 2017. Breath of the Wild es muy bueno, pero considerando el presupuesto, la experiencia, el trasfondo de la marca Zelda y el equipo, Team Cherry logra hacer mucho con muy poco. Su Kickstarter fue moderadamente exitoso, pero no llegó a completar las metas—que aún así serán entregadas en DLCs, por lo que aún quedan aventuras para los nuevos personajes que incluirán. Y todo esto por solo $15 dólares, siento que le están perdiendo.

P.S. Cómo facturar en Aeroméxico Para ser una empresa tan grande, su UX es terrible.

fael escribiendo @ 7:39 pm. Este post tiene un comentario.
Enlaza este post por el permalink o el microlink.