DOM 29 JUN 2014

La Culpa No Fue Del Árbitro; México Eliminado De Brasil 2014

Usualmente estas líneas las empleo en comentar lo obvio. Hoy no. Los invito a que las lean y opinen.

Se quedó el Tri al límite de la historia

La diferencia entre escribir una nueva historia o extender la misma fue de sólo tres minutos.

Brasil 2014 quedará como un Mundial particularmente cruel para la Selección Mexicana, el equipo que reivindicó una pésima eliminatoria, que fue superior a la subcampeona Holanda durante 87 minutos y que justo en el último suspiro sufrió la voltereta.

Al Tri del “Piojo” sólo le alcanzó para mejorar las formas de quedarse en los Octavos de Final, de engrandecer la obsesión del quinto partido, el cual los verdes tuvieron en las manos y paladearon hasta que la “Naranja” les explotó en las manos.

Con un ánimo históricamente revolucionado, el Tri se presentó sin complejos para intentar poner orden desde el inicio del partido, ya fuera con disparos lejanos o desbordes de Miguel Layún, mientras Arjen Robben y Robin Van Persie eran figuras de adorno porque lo suyo es ser frontales y no había espacios para ello.

Sabíamos que hoy sería un juego complicado. Los que somos más conservadores tratábamos de no ilusionarnos de más. Holanda es difícil y tiene una historia importante. Pero conforme pasaban los minutos, la ilusión se iba haciendo real. México jugaba bien y Holanda se veía agobiado. Luego, llegó el gol y parecía que se estaba rompiendo la historia.
Desgraciadamente terminó en la misma historia de lo que ha venido sucediendo cada 4 años durante 2 décadas.

Estos equipos empiezan con medio gol a favor que se materializa a través de jugadores desequilibrantes —hoy lo sufrimos—, suerte de campeón —Brasil ayer fue salvado por dos postes— o el árbitro —lo hemos sufrido en diferentes ocasiones—. A estos históricos hay que jugarles de principio a fin. México hoy sólo jugó 70 minutos, y Holanda sólo 20. A ellos les bastó; en el mismo tiempo destrozaron a España.

Mañana los periódicos pondrán en sus titulares el robo del que supuestamente fuimos víctimas. Yo no vi ninguno. El nombre de este deporte es futbol, y, entre sus reglas, señala que dos equipos de once humanos cada uno disputarán los encuentros, y serán juzgados por cuatro humanos, tres de los cuales tendrán gran inferencia en el desarrollo y resultado del juego. Todos y cada uno serán susceptibles a pifias, como cualquier ser humano. Lo que no entendemos es que este es un factor externo, y juega para ambos conjuntos por igual. A veces ayudará, a veces perjudicará. Ni modo, así son las reglas. Si quisiéramos algo más justo, asistido fuertemente por la tecnología, tendríamos que cambiar de deporte. El futbol no va a cambiar, tenemos que jugarlo bajo sus reglas, sus virtudes y sus defectos.
El lunes pasado jugó a nuestro favor; Rafa Márquez debió haber recibido tarjeta roja. Y sin embargo, no lo vi en titulares. Hoy, Arjen Robben recibió dos faltas en la misma jugada, primero por Rafa y después por Moreno. Los holandeses no reclamaron, nosotros sabíamos de lo injusto, pero tratamos de justificarlo, pensando en las muchas otras ocasiones en las que el arbitraje nos ha afectado.

En esos fatídicos 20 minutos, México se veía agobiado. El equipo se desdibujó por completo, y cayó el gol del empate a pocos minutos del silbatazo final. Pero Holanda no bajó las manos, sabía que podía matar y lo hizo—a Robben le pagaron el penal que le debían. E incluso sin él, creen que México habría podido trascender en tiempos extra? Yo lo dudaría. La figura del silbante hoy nos sirve para mezclarla con otros ingredientes como suerte, para beberla y seguir con nuestras vidas, esperando que un día nos toque un árbitro más justo —o más injusto, pero a nuestro favor— y que la suerte nos sonriera más. Esto no sirve de nada.

Si algo queremos cambiar debemos de ponernos estándares más altos. No en el futbol, sino en nuestro andar diario, empezando por las cosas pequeñas, como buscar esa palabra que no sabemos bien cómo se escribe en lugar de estamparla como mejor sepamos; recoger la basura en lugar de apilarla, esperando que alguien la haga desaparecer; ayudando al prójimo cuando lo necesite, en lugar de ser indiferente; o compensar las 2 horas de juego que perdimos mientras veíamos el juego de la selección. Cuando empecemos a quitarle minutos a nuestras horas de sueño, de desidia, de vicio, a favor de elevar a otro nivel eso que estamos haciendo, verdaderamente cambiaremos.
En el momento en el que cambiemos de liga cuando estemos arrollando a nuestros oponentes, la historia será diferente. Y si no hay un nivel más, hay que hacerlo. Y si en este seguimos siendo superiores, convertirnos en nuestro más duro crítico para continuar esta evolución. Y, no sólo en el futbol, entender que debemos de jugar no sólo contra el rival, sino contra los factores externos. Y que si estos nos perjudican, haber obtenido una ventaja tan superior que esta injusticia resulte insignificante.
Debemos aprender a ganar incluso con ventajas injustas de los rivales, porque estos triunfos se sienten mejor. Porque ni con trampa pueden ganarnos.

Los titulares hablarán de robo, pero veo con tristeza una actitud hipócrita. En México, es inherentemente mejor el que saca 10 en un exámen haciendo trampa que el que saca la misma calificación gracias a su esfuerzo. El primero no sólo consiguió el resultado, sino que lo hizo sin utilizar innecesariamente su energía. El otro simplemente perdió su tiempo. Si el penal hubiera sido a favor de México, habríamos hablado de picardía. Como fue al revés, es un robo.
En el momento en el que empecemos a señalar a los tramposos —independientemente de su geńero, estatus o contexto— en lugar de aplaudirles, creceremos como sociedad. Y será entonces que los buenos resultados serán inminentes. Pero primero debemos entender que tenemos mucho más en nuestras manos de lo que creemos. Y que el árbitro es sólo un factor externo.

La Culpa No Fue Del Árbitro; México Eliminado De Brasil 2014 fue escrito por fael el día Domingo 29 de Junio de 2014 a las 6:05 pm.

Este post fue etiquetado: deportes, futbol, opinion, mexico, triste.

Comentarios

No hay comentarios.

Agrega tu comentario

Quieres tu avatar? Ingresa con tu cuenta de twitter para comentar.